Calcuta

Calcuta

Calcuta es la ciudad capital del estado indio de Bengala Occidental. Su nombre oficial es Kolkata aunque hasta el 1 de enero de 2001, su nombre oficial era Calcutta. Su nombre original era Kolikata que aún se utiliza en la literatura culta. Es conocida como “la ciudad de la alegría” y “la ciudad de los palacios”. También se la conoce como Michhil Nagari

En una época fue la ciudad más poblada de la India. Actualmente cuenta con 4.580.544 habitantes (censo de 2001), lo que la ubica como la cuarta ciudad más poblada de la India (detrás de Bombay, Bangalore y Delhi. Pero si se incluye su población metropolitana, sus aproximadamente 14 millones de habitantes la sitúan como la tercera aglomeración urbana más poblada del mundo.

No se debe confundir con la antigua ciudad de Calicut (la actual Kozhikode, de un millón de habitantes, en el estado sureño de Kerala).

Etimología del topónimo

Los nombres Kolkata y Calcuta están probablemente basados en la palabra sánscrita kalikata, que es el nombre de uno de los tres pueblos que existían en el área antes de la llegada de los británicos. Kalikata es a su vez, una versión inglesa de Kali-kshetra (’tierra de [la diosa] Kali’). Sin embargo, existen otras teorías sobre el origen del nombre. Se afirma que la ubicación original del poblado se ubicaba en un khal (’canal’) en bengalí. Es posible también que el nombre derive de la combinación de kali que significa limo y kata que significa concha marina, dado que existían industrias en la zona basadas en estos dos productos. Se ha propuesto también como origen la palabra en bengalí kilkila (‘planicie’). El gobierno de Bengala occidental cambió oficialmente el nombre de la ciudad de Calcuta a Kolkata a partir de 2001.

Historia

La zona sobre la que actualmente se asienta la ciudad de Calcuta ha sido objeto de ocupación humana al menos desde hace más de 2.000 años, según atestiguan los yacimientos arqueológicos encontrados.

La Compañía Británica de las Indias Orientales
Artículo principal: Compañía Británica de las Indias Orientales

En 1690, la Compañía Británica de las Indias Orientales, que había establecido su primera sede de sus negocios en el Golfo de Bengala y en la propia Bengala desde 1608 en la localidad de Surat, optó por trasladar la sede de sus negocios a Calcuta, dando así inicio a la gran expansión de la ciudad, que administraba, al igual que al resto de sus posesiones, como si se tratase de un estado prácticamente soberano.

Tradicionalmente, pues, se considera la fecha de 1690 como la de la fundación de la ciudad, que se considera obra de Job Charnock, un administrador de dicha compañía, sobre la anterior aldea de Kalikata,aunque esta teoría es desautorizada por la moderna Historiografía.

Para 1699, Gran Bretaña completó la construcción de un fuerte, Fort William, cuya misión era la de servir de base militar para el establecimiento de las tropas del Ejército británico destinadas a la región. Poco después, en 1756, motivados por los enfrentamientos con Francia por el control de la India, los británicos efectuaron la ampliación y modernización de las fortificaciones de la ciudad.

El Nawab de Bengala, Siraj-Ud-Daulah, protestó por dichas obras y, al no ser atendidas sus reclamaciones, atacó el fuerte, tomando pues Fort William. Durante la toma del mismo, fueron asesinados varios británicos en una de las habitaciones, lo que marcó el imaginario colectivo británico, que se refiere a los hechos como La noche del agujero negro.

Al año siguiente, 1757, Fort William y Calcuta fueron reconquistados por una fuerza mixta formada por cipayos al servicio de la Compañía Británica de las Indias Orientales y de soldados regulares del Ejército británico, puesta bajo el mando del general Robert Clive, un antiguo empleado (como escribiente) de la Compañía.

La acción decisiva de la campaña fue la batalla de Plassey, que tuvo lugar el 23 de junio en la propia Bengala, en las cercanías de Calcuta, y que Robert Clive ganó más a base de sobornos y de promesas de ventajas comerciales que de combate militar.

El Raj Británico

En 1772, la ciudad fue nombrada capital de la India británica (el llamado Raj británico), rango que conservaría hasta 1911.

Fue a partir de este momento cuando se emprendieron obras de saneamiento para la ciudad, consistentes en la desecación de las zonas de marismas que rodeaban a la ciudad, al igual que se construyó a orillas del río Hugli una zona residencial y de oficinas gubernamentales. Fue Richard Wellesley, quien entre 1797 y 1805 fuera gobernador, quien dio destacado impulso a las obras en la ciudad.

Hacia principios del siglo XIX tiene lugar la división interna de la ciudad en dos sectores diferenciados: un sector europeo y otro reservado para la población india, zona conocida como ciudad negra.

A partir de los años 1850, tiene lugar un proceso de industrialización en la ciudad, especialmente relativa al sector textil y a la industria del yute. Ello, a su vez, hace que el Gobierno británico haga inversiones en el sector de comunicaciones, especialmente en el ferrocarril y el telégrafo.

Como resultado de la bonanza económica y del contacto entre la sociedad británica y la india, hace su aparición en la ciudad una nueva clase social, la de los babu, grupo de oficinistas y burócratas de estirpe frecuentemente angloindia y relacionados en la mayoría de los casos con las castas superiores de la India.

Desde finales del siglo XIX, tiene lugar en la India un proceso gradual de toma de conciencia nacionalista, que acaba por cristalizar en las ansias de independencia de lo que ya es una colonia británica, asumiendo Calcuta en este proceso un lugar destacado. Así, ya en 1883 fue organizada en la ciudad una Conferencia Nacional por parte de Surendranath Banerjea, siendo la primera de sus características que tuvo lugar en la India.

En 1905, George Curzon, primer marqués Curzon de Kedleston, al que se suele conocer como Lord Curzon, y que a la sazón era Gobernador General de la India, decidió partir la región de Bengala en dos distritos diferentes, lo que actuó como detonante para una serie de disturbios que se sucedieron en la ciudad, que incluso incluyó el boicot indio a las mercancías de origen británico.

El clima de agitación hizo que los británicos tomasen en 1911 la decisión de que la ciudad de Calcuta dejase de ser la capital del Raj británico, asumiendo dicha función la ciudad de Nueva Delhi, ya que además se consideraba que esta ciudad ocupaba una mejor situación estratégica en la India.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el puerto de Calcuta fue bombardeado en dos ocasiones por los japoneses. En 1943 se produjo en la ciudad una grave crisis de subsistencias, que degeneró en un hambre que provocó numerosas víctimas, y que los nacionalistas indios consideraron que se produjo como consecuencia del acaparamiento de suministros destinados a los ejércitos de los Aliados.

En 1946 se produjeron fuertes disturbios en la ciudad, con motivo de la petición de la creación de un estado separado para los indios de religión musulmana, que acabaron desembocando en una lucha abierta que provocó más de 2.000 víctimas.

Independencia de la India

Fue una importante en el comercio y la exportación del yute, pero en 1947, cuando tuvo lugar la partición (línea divisoria entre musulmanes e hinduistas) se vio invadida por oleadas de emigrantes procedentes de áreas donde la lucha por la independencia había ocasionado gran violencia, a la vez que desde la propia Calcuta partían emigrantes de confesión musulmana hacia el recién creado Pakistán oriental (hoy independiente bajo el nombre de Bangladesh). Por si ello fuera poco, las tierras en que se cultivaba el yute de que se abastecía, la industria yutera de Calcuta quedaron del otro lado de la nueva frontera. Todo ello provocó un período de estancamiento económico.

En los años 1960 y 1970, una serie de graves averías en el sector eléctrico, seguidos por huelgas y por la actividad de una guerrilla de ideología maoista, los naxalitas, siguió generando inestabilidad económica en la ciudad.

En 1971 el conflicto entre la India y Pakistán, la guerra indo-pakistaní de 1971, que provocó la creación de Bangladesh como estado independiente, originó nuevas oleadas de refugiados, que —unidos a los que habían ocasionado tres sequías sucesivas—, obligaron a la gente del campo a emigrar a la ciudad. El incremento de la población consecuente a la explosión demográfica tras la guerra, ha convertido a Calcuta en un hervidero humano donde las imágenes de hacinamiento, decrepitud, enfermedad y muerte, son tan habituales que la sola mención del nombre de la ciudad ya las evoca. Calcuta es la ciudad del mundo donde existe mayor número de población sin hogar que vive en la calle y el mayor número de leprosos.

Toda esta situación explica que hacia los años 1980 Bombay pasase a ser la ciudad más poblada de la India, en detrimento de Calcuta.

Desde 1977, la ciudad es gobernada por el Partido Comunista de la India (Marxista)

Raj Bhawan

Raj Bhawan

Actualmente es la residencia del Gobernador, fué una vez residencia del Gobernador General de India.Basado en una idea del entonces Gobernador General de India , el marqués de Wellesley, el edificio fue construído para rememorar la antigua casa de Lord Curzon “Kedleston Hall”. El trono del Sultán de Tipu se encuentra dentro del edificioen el salón denominado “salón del trono”. El salón de baile es espléndido y el suelo de teca pulida es digno de ver.

Catedral de S. Pablo

Catedral de S. Pablo

La catedral mide 71m. y su anchura 24m. El interior tiene exquisitas escenas, sobre todo destacan los dos frescos florentinos. En el centro del sector del este hay un magnífico altar. La placa enorme dorada y de plata presentada por la reina Victoria al obispo Wilson y la ventana occidental son de especial interés.

Memorial de la Victoria

Memorial de la Victoria

Es el monumento más imponente de Calcuta, llamado “sueño en mármol”. Construido entre 1906 y 1921 en líneas de mármol blanco de Rajasthan y al estilo italiano mughal renacentista. Es un museo donde se guardan las reliquias del Raj, adornado con senderos bordeados por árboles en espléndidos parques y lagos. Alberga magníficas estatuas, incluyendo la de la Reina Victoria.